Cocinar como es debido.

fissler teaserbild2 topfkunde 35

Información útil.
En la cocina moderna y saludable, los alimentos se preparan de forma que se preserven en la medida de lo posible las vitaminas, los minerales, los nutrientes y los aromas. Aquí presentamos tres métodos de cocina especialmente delicados y respetuosos con las propiedades de los alimentos.

Cocer al vapor, con toda sencillez.
El vapor es la manera más simple y respetuosa de cocinar los alimentos. Resulta ideal para frutas y verduras finas, pescados y carnes delicadas como la ternera o el pollo. Cocinar los alimentos en su propio jugo, sin añadir demasiadas grasas ni líquidos, se denomina cocer al vapor.
Los cocineros más preocupados por la salud prescinden por completo de la grasa o añaden tan solo unas gotas de aceite o una pizca de mantequilla o nata al final. Dado que muchos aromas y vitaminas son solubles en grasas, a menudo se utiliza la grasa como vehículo para transportar los sabores. 

Estofados jugosos.
Estofar es un método de cocina que combina las ventajas que aporta la presencia de grasas, líquidos y vapor. Los alimentos se doran o fríen brevemente con un poco de grasa y se dejan cocinar después lentamente con un poco de líquido caliente, con la olla o cazuela tapada. Al hacerse a fuego lento, las recetas de estofado quedan especialmente jugosas y aromáticas. Cuando los alimentos se fríen rápidamente en presencia de grasa, desarrollan una corteza exterior dorada. La grasa utilizada para ello se puede aprovechar después para preparar una salsa muy sabrosa. Como alternativa, es posible freír sin grasa en una sartén o cazuela con revestimiento antiadherente.

Hervir a baja temperatura, una solución económica.
Hervir a baja temperatura consiste en cocinar los alimentos a baja temperatura y con mucho líquido. Como los alimentos absorben el agua, su volumen se incrementa. Se trata de un método apropiado para arroces y cereales. Veamos cómo se hace: ponga el arroz en agua fría. Se han de añadir dos tazas de agua y una pizca de sal por cada taza de arroz. Caliente la olla o cazuela a fuego fuerte (cocina eléctrica) o entre fuego medio y fuego vivo (para cocinas de inducción o gas). Cuando el agua empiece a hervir, baje el fuego al mínimo y espere a que el arroz se infle. La olla o cazuela debe permanecer cerrada en todo momento, para que no salga nada de líquido. Mientras cuece los alimentos, la temperatura del líquido debería permanecer siempre por debajo del punto de ebullición.




Contacto

¿Tiene alguna pregunta, sugerencia o deseo en relación con nuestros productos? El servicio de atención al cliente de Fissler estará encantado de ayudarle.

» contacto